martes, 8 de abril de 2008

Mahamudra

La Tradición Geluk-Kagyu del Mahamudra

Por SS. Tenzin Gyatso, el 14avo Dalai Lama del Tíbet.(Extracto)

Tomar una dirección segura y la “Naturaleza de Buda” Una vez que nos tomamos a nosotros mismos y a nuestra calidad de vida seriamente, y reconocemos las dificultades que se pueden experimentar, el paso siguiente es tener confianza en que 1) es posible superarlas, 2) hay una forma de lograr esto, 3) y somos capaces de lograrlo. Esto es lo que nos lleva al tópico del Refugio y de la Naturaleza de Buda.

Tomar refugio no es un acto pasivo de ponernos en las manos de un poder superior, que hará todo por nosotros, tal como la palabra “refugio” parece sugerir. Es en realidad un proceso activo de poner nuestra vida en una dirección segura, confiable y positiva.

Esta es la dirección que indican los Budas, el Dharma y la Sangha –Las Tres Joyas Preciosas. Son preciosas en el sentido de que son tanto raras como valiosas. Cada una tiene dos niveles de significado – el convencional o interpretable y el definitivo o absoluto, y también un nivel de representación por medio de símbolos comunes. El nivel interpretable nos lleva al nivel definitivo, mientras que la representación simbólica, nos sirve para que podamos enfocarnos en ellas con una actitud de respeto, pero no nos proveen un sentido real de dirección en y por si mismas.

Los Budas son aquellos que han eliminado toda su confusión de modo de que son capaces de usar todo su potencial para beneficiar a otros. En el nivel definitivo, la dirección segura de los Budas, es provista por medio de su dharmakaya o cuerpos que abarcan todo –en concreto, su sabiduría omnisciente, y su naturaleza, que son lo que abarca todo.

El rupakaya, o cuerpos de la forma que los Budas manifiestan, sirven como el nivel interpretable, mientras que las estatuas de los Budas y las pinturas, son la representación simbólica de la primera de las tres joyas preciosas.

En el nivel definitivo, el Dharma como fuente de dirección se refiere a la completa remoción o a la ausencia total de obstáculos, y al logro completo de las buenas cualidades que los Budas han logrado. En su nivel interpretable, el dharma es lo que nos ayuda a que logremos lo mismo, es decir, tanto las instrucciones en las escrituras como la realización interior del propósito de las mismas. A nivel de la representación simbólica de esto, encontramos los textos del Dharma.

El nivel definitivo de la Sangha, como fuente de dirección, es la “comunidad” interna de total remoción o cesación de los obstáculos y los logros de las buenas cualidades de la mente misma. Específicamente, es la comunidad de los que son reunidos por todos los aryas- aquellos que de manera directa y no conceptual han visto la realidad- mientras progresan más todavía en el camino espiritual. En su nivel interpretable, es la comunidad de los Aryas, tanto laicos como monásticos, con algún logro de esa remoción y esos logros. En términos generales, la representación simbólica, esta es la comunidad de monásticos.

En resumen, el nivel definitivo de las Tres Joyas Preciosas del Buda, Dharma y Sangha, representan la meta que nosotros quisiéramos lograr. En su nivel interpretable, indican lo que usamos como un apoyo externo para llevarnos a nosotros mismos a allí. Sin embargo, también existen factores internos en que debemos apoyarnos también. Estos se refieren a nuestra “Naturaleza de Buda”. Somos capaces de eliminar nuestros problemas y lograr el logro definitivo igual al de las Tres Joyas Preciosas, debido a que cada uno de nosotros tiene una “Naturaleza de Buda”, es decir, varios factores o materiales de trabajo, que lo hacen posible.

De todos nuestros recursos naturales, el más importante es la mente. Todos tenemos una mente que, en su naturaleza, no se daña en absoluto con todas las experiencias que existen. No importa lo que pase, no importa cuan confundidos, estresados o infelices estemos- lo experimentamos. Aun la muerte, es algo que experimentamos cuando ocurre. Por consiguiente, debido a que tenemos una mente que nos permite experimentar todo lo que existe, es que tenemos el recurso básico que nos permite experimentar la ausencia total de confusión y la utilización de todas las buenas cualidades posibles para ayudar a otros- siempre y cuando dicha ausencia total y utilización realmente existan.

En otras palabras, si podemos determinar que es posible que estas dos cosas existan y que no son simplemente un invento de deseos bonitos pero sin base en la realidad- entonces podemos tener una confianza autentica en que nos será posible lograrlos por el simple hecho de reconocer que tenemos una mente. Es posible que podamos experimentar las cosas sin confusión y sin estar tensos. Incluso las personas mas perturbadas, y nerviosas, tienen momentos de calma y claridad- aunque sea solamente cuando están durmiendo apaciblemente y teniendo sueños placenteros o inocuos. Esto demuestra que la confusión y la tensión no forman parte de la naturaleza de nuestra mente. Por ello es posible eliminar la confusión. No es solo posible removerla, y ya que la confusión no puede ser validada, y puede ser totalmente reemplazada por la comprensión, lo que si puede ser verificado, la confusión puede ser eliminada para siempre.

Por tanto, es posible que pueda existir una total ausencia de confusión. Más aún, ya que la confusión limita la capacidad de la mente de usar todo su potencial., entonces, una vez que la confusión se ha eliminado, la utilización de todos los potenciales de la mente, también puede existir. Por consiguiente, debido a que todos tenemos mente, y todas las mentes tienen la misma naturaleza básica que les permite experimentar todo lo que existe, todos podemos realizar y experimentar el aspecto definitivo de las Tres Joyas Preciosas. Así, si nos ponemos el objetivo, de remover nuestra confusión, y realizar nuestros potenciales, tal como se nos muestra a través del ejemplo de los Budas, su logro, sus enseñanzas, lo que ellos han construido al recorrer el camino, y también con el ejemplo de aquellos que progresan también, estaremos viajando por la vida en una dirección segura, confiable y positiva.

Tomar refugio, significa entonces, poner nuestra vida en esta dirección realista y segura. Sin ella, la practica del Mahamudra (y cualquier otro método), no tiene dirección y no lleva a ningún lado, o nos conduce a una dirección insana que generará más confusión y problemas. Por otro lado, mientras más viajamos en esta dirección segura, a través de las técnicas del Mahamudra, en otras palabras, mientras mas comprendemos realmente la naturaleza de la mente y su relación con la realidad, nos volvemos más confiados en la sanidad de esta dirección y en nuestra habilidad de lograr la meta. Mientras mayor sea nuestra confianza, mas progresaremos en el camino.

Traducido del Inglés por Lotsawa Urgyen Karma Lekshe Dayang para beneficio de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada